Jueves 02 de Mayo del 2013
Por: Ramiro Albrieu

En el plano internacional la evidencia de corto plazo da cuenta de un mejoramiento en las perspectivas de la economía mundial. En efecto, hacia fines del año pasado el abismo fiscal en Estados Unidos y los riesgos de desintegración en la Unión Europea dominaban la escena,y el riesgo de un crash como el de septiembre de 2008 o abril de 2010 no era menor. Hoy estos riesgos se han reducido marcadamente. Sin embargo, una vez que vamos más allá del corto plazo el panorama deja de ser optimista. De hecho, desempeño macroeconómico en la etapa post-crisis muestra que algunos de los motores del crecimiento global previo al crash de Lehman podrían estar dañados.

 

 

Jueves 02 de Mayo del 2013
Por: Ramiro Albrieu

En el plano internacional la evidencia de corto plazo da cuenta de un mejoramiento en las perspectivas de la economía mundial. En efecto, hacia fines del año pasado el abismo fiscal en Estados Unidos y los riesgos de desintegración en la Unión Europea dominaban la escena,y el riesgo de un crash como el de septiembre de 2008 o abril de 2010 no era menor. Hoy, como se señala en los recientes reportes primaverales del FMI, estos riesgos se han reducido marcadamente. Sin embargo, una vez que vamos más allá del corto plazo el panorama deja de ser optimista. De hecho, desempeño macroeconómico en la etapa post-crisis muestra que algunos de los motores del crecimiento global previo al crash de Lehman podrían estar dañados.

 

Jueves 02 de Mayo del 2013
Por: Jose Fanelli

 

Todo el mundo tenía claro, en enero, que el 2013 sería un año “político” en el que las decisiones del gobierno estarían guiadas, básicamente, por el deseo de realizar una buena performance en las elecciones de octubre. El objetivo de máxima era un triunfo contundente que incluso abriera la puerta para la discusión de una eventual segunda reelección. La pregunta fundamental por ese entonces era si el gobierno tendría suficiente “espacio de política” como para maniobrar en la economía de forma de maximizar el rédito político o, al menos, controlar el daño de fenómenos que pueden ser muy dañinos desde el punto de vista electoral, como la persistencia de la inflación, las prohibiciones asociadas al cepo cambiario o la escasa dinámica en la generación de empleo.

 

 

 

Miércoles 06 de Marzo del 2013
Por: FUNCEX

En el último mes de 2012, el índice de precios de exportación se mostró prácticamente estable (+0,4%) respecto a noviembre, debido a ligeras variaciones registradas en los precios de los bienes básicos (1,3%), semimanufacturados (0, 2%) y la manufactura (-0,3%). La caída de precios de las exportaciones brasileñas en el año fue de 4,9%, en gran parte causada por la reducción en los precios de las materias primas, el 8,4% en el mismo período.

Miércoles 06 de Marzo del 2013
Por: Ramiro Albrieu

A más de cuatro años del inicio de la crisis, la persistencia de la inestabilidad global profundizó un fenómeno que ya estaba presente antes: la heterogeneidad en las dinámicas de crecimiento a lo largo del mundo. En suma, se trata de ver cómo afectó la crisis a cada país o región en particular.

Miércoles 06 de Marzo del 2013
Por: Jose Fanelli

 

La coyuntura presenta una serie de desequilibrios fiscales y monetarios que son difíciles de manejar en un contexto en que las perspectivas de crecimiento son mediocres y en el que los conflictos distributivos son de significación, como lo muestran los paros docentes o la dificultad para cerrar las paritarias en línea con los porcentajes deseados por las autoridades. Tampoco ayuda a reducir la incertidumbre sobre el rumbo futuro el hecho de que la marcha del juicio con los “fondos buitre” haya tomado un rumbo poco favorable para nuestro país que se ha reflejado en el castigo al valor de los bonos y un incremento del riesgo país.

 

Lunes 18 de Febrero del 2013
Por: Stella Guillén (CADEP)

 

La economía paraguaya ha sufrido transformaciones significativas en los últimos diez años, particularmente en cuanto a su estructura productiva y a su capacidad de inserción internacional. En el año 2000 las exportaciones representaron el 12% del PIB y diez años después el coeficiente alcanzó a 26%. Si se compara el valor total de las exportaciones de años recientes en relación a la de los noventa se observa que las mismas se multiplicaron por seis: un verdadero “salto exportador”. Este fenómeno se debe, entre otros, al desarrollo del complejo oleaginoso y a las innovaciones tecnológicas y de buenas prácticas introducidas en el sector cárnico.  

Lunes 18 de Febrero del 2013
Por: José Fanelli

 

La marca distintiva de la coyuntura es la persistencia de significativos desequilibrios macroeconómicos que se expresan de diferentes formas:  Veloz incremento de la brecha entre el dólar oficial y el paralelo Aceleración de la inflación en enero: anualizada supera cómodamente el 30%Mayor dispersión en las expectativas de precios por aumento de incertidumbreParitarias probablemente conflictivas, con reclamos en base a inflación esperadaInversión deprimida y clima de negocios debilitado por políticas discrecionales 

En este contexto, las perspectivas respecto del nivel de actividad y, sobre todo, en relación a la creación de empleos para 2013 son mediocres, al tiempo que la inflación esperada es mayor. Se trata de un panorama poco halagüeño para el oficialismo en un año electoral. Por ello no sorprende que el gobierno haya  estado muy activo en el plano económico.

Martes 05 de Febrero del 2013
Por: CINVE

Desde hace ya más de dos años la inflación se encuentra desalineada con respecto al rango meta objetivo del Banco Central del Uruguay (BCU), sin embargo en los últimos meses ésta se ha ubicado por encima de 9%, encendiendo una luz de alerta en términos de riesgos severos para la estabilidad de precios. Esto determinó que la inflación se ubique en el centro de la discusión económica. Dada la vigencia del debate sobre las causas del proceso inflacionario y sus posibles soluciones, se torna relevante reseñar las perspectivas en este sentido para el año que viene, indicando que, posiblemente, este sea uno de los mayores desafíos en términos de política económica. 

Martes 05 de Febrero del 2013
Por: Ramiro Albrieu

 

Históricamente uno de los efectos negativos de la especialización en los recursos naturales se asoció al estancamiento en la expansión del producto por habitante. La idea básica reconocía que una estructura económica sesgada hacia los productos primarios era para un país sinónimo de apostar por el caballo equivocado, en tanto se estimaba que era en las franjas industriales donde se concentraban los sectores “especiales”, es decir, aquellos con rendimientos crecientes a escala y con mayores externalidades positivas hacia el resto de la economía. Los contrastes entre la producción de bananas y la de relojes, por dar un ejemplo, eran considerados evidencia suficiente de esta disparidad en la distribución sectorial de la tecnología y las externalidades, sirviendo entonces de base para justificar el proteccionismo en el comercio exterior. Hoy, décadas después, la distinción ha dejado de ser tan nítida (¿hay menos valor agregado en el soja que en la maquila?) y los debates han resurgido. ¿cuánto se ha avanzado en esta discusión? En lo que sigue resumimos los desarrollos recientes.

Páginas