Hacia dónde va la balanza comercial de Brasil

31/08/2015
Por: FUNCEX

Según los datos publicados por la Secretaría de Comercio Exterios,  el valor acumulado en 2015 hasta el 17 de Julio del saldo de la balanza comercial muestra un superávit de  3900 millones de dólares. En esta nota el FUNCEX actualiza sus previsiones para la balanza comercial en 2015 sobre la base de esta última información. Las nuevas proyecciones apuntan a un superávit de 10200 millones, como resultado de exportaciones por 195800 millones e importaciones por 185600 millones. Por tanto, estas proyecciones corresponden a una caída de 13,0% en los ingresos por exportaciones y una contracción de 19,0% en los gastos por importaciones. En consecuencia, si se confirman estas predicciones, el flujo comercial se retraerá un 16,0% en el año 2015, con el comercio cayendo hasta los 381 mil millones. Los factores que apoyan estas predicciones se tratan en lo que sigue.

 

1 EXPORTACIONES

 

Productos Básicos. En el primer semestre del año, las materias primas representaron casi la mitad (46,0%) del total de las exportaciones brasileñas, con el mineral de hierro, petróleo crudo y el complejo de la soja (grano y harina) representaron 2/3 el valor de las exportaciones de esta clase de productos.

 

Los tres productos antes mencionados registraron fuerte caída en los precios promedio para el período, que se tradujo en los tres casos en reducción de los valores de exportación. La contracción fue particularmente grave en el caso de mineral de hierro y también muy significativo en el caso del grano y harina de soja, pero menos significativo en las ventas de petróleo crudo debido al aumento significativo en las cantidades exportadas (v. gráfico 1).

Las proyecciones FUNCEX para el segundo semestre de 2015 incluyen la repetición del mismo patrón observado en el primer semestre del año, con precios deprimidos y el aumento de las cantidades exportadas, pero no lo suficiente para evitar la reducción de los ingresos por exportaciones en comparación con el mismo período de 2014. Se destaca en este sentido que las últimas previsiones del Banco Mundial no esperan una recuperación en los precios de los principales productos en el resto del año, señalando solamente a un ligero aumento en el precio del barril de petróleo, pero insignificante. Para Citigroup, por su parte, los precios de los productos básicos agrícolas se proyectan como estables o en ligera caída. En el caso de la soja y la harina, las últimas previsiones de ABIOVE apuntan a una reducción del 23% del valor de las exportaciones en 2015, incluso con leve aumento de las cantidades exportadas. Para los demás productos básicos, que representan un tercio de las exportaciones totales en 2014, las previsiones de FUNCEX también apuntan a una disminución en el valor de las exportaciones, similar a la observada en el primer semestre (-4,5%). En resumen, en 2015 la disminución del valor de los productos básicos exportados puede ser de hasta 20 mil millones de dólares en relación con el año anterior, es decir, una variación negativa de un poco más del 18%.

 

Productos industriales. En el primer semestre del año, las exportaciones de productos industriales cayeron un 7% en comparación con 2014, con una disminución más significativa de manufacturas (-7,9%) en comparación con los productos semielaborados (-3,9%). Excluyendo las exportaciones de la plataforma petrolera, sin embargo, la caída de las exportaciones de productos industriales es aún más pronunciada (-8,4%).

 

Los índices de precios para el año muestran que la caída de los precios de exportación de los sectores CNAE responsables de las ventas al exterior de productos industriales es muy extendida. Por otro lado, hay pocos sectores que crecieron en las cantidades enviadas en el mismo periodo, con los principales cambios positivos limitados a segmentos de Metalurgia, Otros equipos de transporte, productos de madera, productos minerales no metálicos y productos textiles. No es sorprendente que algunos de los productos fabricados por estas industrias (aviones, laminados, tubos y productos semimanufacturados de hierro y acero, madera, cátodos de cobre, productos de aluminio) se encuentran entre los pocos que muestran un crecimiento positivo en el valor de las exportaciones en el primer semestre 2.015.

 

En el margen, sin embargo, el número de sectores CNAE que exhiben un crecimiento positivo en las cantidades exportadas ha ido creciendo, como lo indican los datos de junio. Es posible que la depreciación del tipo de cambio real y la caída de los salarios reales -debido al aumento en los índices de inflación- promuevan un cierto aumento en los márgenes de ganancias de las exportaciones durante el resto del año, continuando la tendencia observada en junio. Si se confirma este escenario, en cierto sentido optimista, es posible observar una caída más suave de las exportaciones de los productos industriales en la segunda mitad con respecto a la registrada en el primer semestre del año. Corresponde hacer la reserva de que no está previsto para la venta al extranjero de las nuevas plataformas de petróleo en el resto del año.

 

En resumen, estamos proyectando una reducción en las exportaciones de bienes manufacturados de 8 mil millones de dólares, en comparación con el año 2014. Esta predicción, junto con la disminución de las exportaciones de productos básicos mencionados anteriormente, sustentan nuestra previsión de un descenso del 13,0 % de las exportaciones brasileñas totales en 2015, resultando en ventas al exterior por 195800 millones de dólares.

 

2 IMPORTACIONES

En el primer semestre del año, las importaciones han mostrado una impresionante caída (-18,5%) en comparación con el mismo periodo de 2014. En el cuadro siguiente se presenta un desglose de las compras al exterior en dos grupos principales (petróleo y derivados y otras importaciones) y destaca la profundización la caída de las importaciones desde el primero hasta el segundo trimestre del año, en comparación con los observados en períodos similares de 2014.

 

Se conocen los factores que explican esta evolución: la profundización de la recesión nacional, la devaluación de la moneda y, en el caso del petróleo y sus derivados, la fuerte disminución de los precios medios. Ninguno de estos factores debe evolucionar más ligeramente en la segunda mitad del año, de modo que la retracción de las importaciones totales en 2015 puede señalar caída del 19,0%, lo que resulta en el orden un valor de 185600 millones de dólares.

 

De confirmarse las previsiones anteriores para las exportaciones e importaciones, la balanza comercial de Brasil registraría un superávit de 10200 millones de dólares.